Argentina expuso ante la ONU el impacto positivo de la propuesta

El informe fue respaldado por una delegación de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF), dependiente del Ministerio de Desarrollo, y de la cartera de Educación, de Economía, Salud y del Poder Legislativo y Judicial, encabezada por Paola Vessvessian, titular de la SENNAF.

“Desde 2003, más de 3.000.000 de niñas y niños dejaron de ser pobres, mientras que se registran 1.700.000 menos de indigentes en el total de la población”, dice el informe que se hizo sobre la base de datos proporcionados por las áreas de estadísticas de los ministerios, del CONICET, y de la Encuesta de Hogares del INDEC.

Tras la presentación, Vessvessian dijo a Télam desde Ginebra que “siete de cada diez niños dejaron de ser pobres”, al comparar las cifras de pobreza entre 2003 y 2009.

“Esa es la más clara decisión de trabajar por la niñez y adolescencia, con el combate contra la pobreza y la desprotección social, dos recomendaciones de la Convención de Derechos del Niño”, aseguró durante el diálogo telefónico.

Según los datos difundidos ayer en Ginebra, la Asignación Universal por Hijo alcanzó, durante los primeros siete meses de su implementación, a 3.700.000 niños de familias pobres argentinas.

La AUH, que asigna 180 pesos por hijo a cada familia sin trabajo o con empleos precarios, “provocó un incremento en la matrícula del secundario del 20%”, recordó la funcionaria.

En tanto, “en materia de Salud, se incrementaron en un 56% los controles de salud y de vacunación”, dijo. Además, la funcionaria sostuvo que de acuerdo con datos de los investigadores del CONICET, la AUH reduce los niveles de pobreza en menores de 18 años y disminuye la brecha de desigualdad en un 30%.

“El Gasto Público Social Nacional dirigido a la niñez alcanzó 72.751,5 millones de pesos en 2008. Esa tasa, en relación al PBI, aumentó del 5.5 en 2003 al 7% en 2008”, aclaró la funcionaria.

La nueva Ley Nacional 21.061 de Protección Integral de los Derechos de Niñez, sancionada en 2005, también tuvo un lugar destacado en el informe argentino que se presentó ante la ONU.

En reemplazo de la Ley de Patronato que regía desde 1919, la nueva norma, dijeron, creó la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia (COFENAF) para garantizar una legislación unificada en todo el país.

El Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación del Comité Internacional por los Derechos del Niño (CASACIDN), también representado en Ginebra, reconoció grandes logros en materia de Infancia en su informe alternativo, que fue presentado en febrero pasado.

Daniela Zulcovsky, de la comisión directiva del CASACIDN, dijo a Télam que “sin duda hubo grandes avances y destacó la AUH, los logros de la Ley 26.061 y las políticas educativas”, como estrategias positivas para la Niñez y la Adolescencia.

No obstante, sostuvo “la necesidad de una normativa en relación a la responsabilidad penal juvenil”.

Además, “hacemos hincapié en que hay que trabajar en afianzar la institucionalidad. Es decir, apuntar a la descentralización de los servicios, en los municipios, en las provincias, con personal capacitado que pueda responder a la problemática de la “vulneración de los derechos”, dijo Zulcovsky. El informe oficial incluyó entre los desafíos a futuro “continuar profundizando la normativa y las prácticas, disminuir las desigualdades, y perfeccionar los sistemas de monitoreo de los procesos.

Argentina presentó ante el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, en Ginebra, un informe que destaca medidas de protección social como la Asignación Universal por Hijo (AUH), que permitió el aumento de la matrícula escolar, y la nueva Ley de Protección Integral, entre otras políticas que favorecen el acceso de los chicos al pleno ejercicio de sus derechos.

El informe fue respaldado por una delegación de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF), dependiente del Ministerio de Desarrollo, y de la cartera de Educación, de Economía, Salud y del Poder Legislativo y Judicial, encabezada por Paola Vessvessian, titular de la SENNAF.

“Desde 2003, más de 3.000.000 de niñas y niños dejaron de ser pobres, mientras que se registran 1.700.000 menos de indigentes en el total de la población”, dice el informe que se hizo sobre la base de datos proporcionados por las áreas de estadísticas de los ministerios, del CONICET, y de la Encuesta de Hogares del INDEC.

Tras la presentación, Vessvessian dijo a Télam desde Ginebra que “siete de cada diez niños dejaron de ser pobres”, al comparar las cifras de pobreza entre 2003 y 2009. “Esa es la más clara decisión de trabajar por la niñez y adolescencia, con el combate contra la pobreza y la desprotección social, dos recomendaciones de la Convención de Derechos del Niño”, aseguró durante el diálogo telefónico.

Según los datos difundidos ayer en Ginebra, la Asignación Universal por Hijo alcanzó, durante los primeros siete meses de su implementación, a 3.700.000 niños de familias pobres argentinas.

La AUH, que asigna 180 pesos por hijo a cada familia sin trabajo o con empleos precarios, “provocó un incremento en la matrícula del secundario del 20%”, recordó la funcionaria.

En tanto, “en materia de Salud, se incrementaron en un 56% los controles de salud y de vacunación”, dijo. Además, la funcionaria sostuvo que de acuerdo con datos de los investigadores del CONICET, la AUH reduce los niveles de pobreza en menores de 18 años y disminuye la brecha de desigualdad en un 30%.

“El Gasto Público Social Nacional dirigido a la niñez alcanzó 72.751,5 millones de pesos en 2008. Esa tasa, en relación al PBI, aumentó del 5.5 en 2003 al 7% en 2008”, aclaró la funcionaria.

La nueva Ley Nacional 21.061 de Protección Integral de los Derechos de Niñez, sancionada en 2005, también tuvo un lugar destacado en el informe argentino que se presentó ante la ONU.

En reemplazo de la Ley de Patronato que regía desde 1919, la nueva norma, dijeron, creó la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF) y el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia (COFENAF) para garantizar una legislación unificada en todo el país.

El Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación del Comité Internacional por los Derechos del Niño (CASACIDN), también representado en Ginebra, reconoció grandes logros en materia de Infancia en su informe alternativo, que fue presentado en febrero pasado.

Daniela Zulcovsky, de la comisión directiva del CASACIDN, dijo a Télam que “sin duda hubo grandes avances y destacó la AUH, los logros de la Ley 26.061 y las políticas educativas”, como estrategias positivas para la Niñez y la Adolescencia.

No obstante, sostuvo “la necesidad de una normativa en relación a la responsabilidad penal juvenil”.

Además, “hacemos hincapié en que hay que trabajar en afianzar la institucionalidad. Es decir, apuntar a la descentralización de los servicios, en los municipios, en las provincias, con personal capacitado que pueda responder a la problemática de la “vulneración de los derechos”, dijo Zulcovsky. El informe oficial incluyó entre los desafíos a futuro “continuar profundizando la normativa y las prácticas, disminuir las desigualdades, y perfeccionar los sistemas de monitoreo de los procesos.

Fuente: TELAM (04/06/2010)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>